Y los patinetes eléctricos, ¿qué?

El otro día me entrevistaron sobre los Patinetes eléctricos para la revista Consumer y de esa charla sacaron algunos párrafos. También me hicieron una entrevista en RNE sobre la movilidad urbana y el patinete eléctrico.  El tema está muy de actualidad y es polémico.

Hoy expongo con Cinta Romero y Juan Sanz nuestra visión. Respondiendo a las preguntas clave e informando.

¿A qué se debe el aumento de usuarios de patinetes eléctricos?

Entre los motivos del reciente éxito del patinete eléctrico como vehículo para moverse en las ciudades, destacaríamos las ventajas que presenta frente a otros vehículos como el coche o la moto: es pequeño, silencioso, económico, permite moverse de forma ágil y rápida, y no contamina.

Además, da sensación de libertad, a lo que se suma el componente de moda y novedad, impulsados por una fuerte campaña de marketing.

¿Desde cuándo se ha popularizado?

Aunque el patinete como tal no es un invento nuevo, y desde hace ya algunos años venimos viendo algunas versiones del patinete eléctrico actual, como los segways, estos se utilizaban con fines más turísticos, de ocio, paseo, juego, etc.

No es hasta 2017 cuando empiezan a popularizarse los patinetes eléctricos como vehículo para la movilidad personal.

Hoy en día, el dato significativo es que las ventas de patinetes eléctricos en California se han multiplicado por tres desde 2017, tal es su crecimiento que se ha visto incrementado en un 42,34% anual.

¿Es un fenómeno pasajero o esto es solo el principio?

El potencial del patinete eléctrico como un medio de transporte más es interesante, pues es otro cambio más en esta revolución que están viviendo las ciudades, pero hay que ser cautos debido precisamente a la novedad del fenómeno y la falta de datos.

Es cierto que como adelantábamos, hoy en día nos encontramos ante un “boom” de patinetes eléctricos en las principales ciudades españolas, y que se quede en ese “boom” o forme parte del elenco de opciones y fórmulas de desplazamiento que ofrecen las ciudades, dependerá de su gestión y regulación.

Si las personas que quieren usar el patinete encuentran impedimentos en la ciudad, dejarán de usarlo, como hasta ahora ocurría y sigue ocurriendo en muchos lugares con la bicicleta.

Sin embargo, si las ciudades se preparan para albergar estos modos sostenibles de una manera equitativa y segura, y garantizar la convivencia con otros modos, es posible que el patinete haya venido para quedarse.

¿Podemos hablar de burbuja?

Sí, se podría hablar de la “burbuja del patinete eléctrico” por el crecimiento acelerado en el último año, de la mano de empresas como Lima o Xiaomi, que han levantado todo un negocio sobre dos ruedas que se ha expandido en las grandes ciudades española.

Pero no deberíamos quedarnos ahí, al final, con esta burbuja se ha logrado acercar a los ciudadanos y turistas a una nueva forma de desplazarse, y comprobar las bondades de dejar el coche en casa.

Confiamos en que es un mercado que se autoequilibrará fácilmente y que no implica tanta inversión como otros. En ese sentido, no le vemos problemas excesivos, solo puntuales para algunos negocios.

¿Por dónde pasa su futuro?

Si hablamos de futuro, tenemos que hablar del patinete dentro del sistema de transportes de las ciudades.

Y para ello, es fundamental que las mismas se doten de estudios y planes de movilidad realistas, así como regular la convivencia entre todos los medios de transporte (peatón, bicicleta, patinete, autobús, tranvía, vehículos… y vehículos autónomos!).

Y por supuesto, avanzar hacia un modelo que permita liberar a las ciudades de tantos coches, recuperando el espacio público de calidad.

¿Cómo debe regularse su circulación?

Ya algunas ciudades están en procesos de regulación mediante ordenanzas municipales de movilidad.

Pero dado que se trata de un fenómeno tan novedoso y que supone cambios en las ciudades, consideramos que sería necesario dictar a nivel estatal una serie de directrices o normas básicas que sirvieran de principios rectores, para así servir de guía no solo a los municipios en la regulación y gestión de esta nueva realidad, sino también a los ciudadanos en cuanto al conocimiento de las normas de tráfico, obligaciones y derechos.

Y no solo a los ciudadanos usuarios del patinete, sino también a peatones, ciclistas y conductores.

¿Implica una nueva legislación por parte de Tráfico?

Actualmente en nuestro país, es la Dirección General de Tráfico la encargada de regular y marcar las directrices.

La Instrucción 16/V-124 (3 de noviembre de 2016) en la cual tenemos que catalogar técnica y jurídicamente los patinetes eléctricos como Vehículos de Movilidad Personal (MVP).

La clave estaría en fomentar y divulgar estas directrices para que los usuarios sean conscientes de cómo debe utilizar los patinetes eléctricos, aunque como estamos viendo en la actualidad cada ciudad tenga su propia normativa municipal.

La DGT se ha comprometido ya a ello en el marco de una Ley de Reforma de la Seguridad Vial.

También, para ayudar a los municipios más pequeños, sería bueno que las Comunidades Autónomas generasen unas directrices generales, no regulatorias, pero si a modo de guía sobre cómo trabajar con el tema: necesidad de integrarlo en planes de movilidad, principios fundamentales o modelos de Ordenanza, recomendaciones varias.

Es importante que se hagan estudios serios sobre el mercado: los viajeros, ¿cómo se desplazaban antes de usar el patinete? ¿Iban andando o en bicicleta? ¿O usaban el coche?

Hay que valorar si realmente están generando un beneficio para la sociedad y la movilidad, nos ayudará a tomar decisiones.

Y los ayuntamientos, ¿qué dicen? ¿Qué cartas han tomado en el asunto para controlar la situación?

Ante la masiva llegada de los patinetes eléctricos, un primer impulso de algunas ciudades ha sido prohibir el alquiler de patinetes, hasta poder preparar una regulación acorde.

En este sentido destacan los ayuntamientos de Madrid y Barcelona, que han aprobado recientemente Ordenanzas Municipales en materia de Movilidad donde regulan el uso de los Vehículos de Movilidad Personal (VMP), entre los que se incluyen los modelos de patinete eléctrico. Ambas Ordenanzas ya han entrado en vigor y ya se están aplicando en las ciudades citadas.

¿Es normal el vacío legal que existe respecto a la naturaleza de estos vehículos?

Al ser un medio de transporte relativamente nuevo y que está creciendo su uso de forma exponencial, podemos observar (y es normal) que ha pillado por sorpresa a la mayoría de ciudades respecto al marco jurídico de normativa aplicable. Pero estamos a tiempo.

¿Se necesita seguro para circular con ellos? ¿Qué sucede en caso de accidente?

Es importante tener presente la gran variedad de patinetes que existen en el mercado, lo que incrementa el riesgo, peligrosidad y vulnerabilidad ante un accidente.

Si uno de los vehículos implicados responsables es un patinete eléctrico que no tiene ningún tipo de seguro nos encontraríamos ante una enorme responsabilidad personal del conductor, ante la que tendría que responder con su patrimonio.

Por ello, si conducimos patinetes eléctricos debemos tener en cuenta nuestra protección y la de quienes circulan a nuestro alrededor, ya sean peatones u otros vehículos.  Las opciones serían:

  • En caso de que el patinete sea alquilado, debemos comprobar que el contrato de alquiler incluye un seguro de Responsabilidad Civil y Seguro personal de accidentes para el conductor. En estos casos, es obligatorio.
  • Si el patinete es propio, podemos comprobar si en nuestra póliza de seguro de hogar tenemos incluida alguna cobertura de responsabilidad civil para bicicletas y patinetes, algo que es habitual, aunque no está generalizado a todos los seguros.
  • Si nuestro seguro de hogar no tiene esta cobertura o no tenemos seguro de hogar debemos acudir a un mediador de seguros para asesorarnos sobre cuál es la mejor forma de protegernos como conductores de un vehículo de transporte personal.

¿Es para todos los públicos?

A simple vista, cualquiera puede considerar el patinete eléctrico como un juguete, pero en términos de movilidad, no debe ser objeto de dicho uso.

Debe considerarse desde un principio como un vehículo de movilidad personal (VMP), al igual que al coche o a la motocicleta, en el cual el usuario debe ser responsable en todo momento de sus actos y del perjuicio que puede ocasionar al resto de usuarios de forma imprudente.

Tanto es así, que en Madrid la edad mínima para su utilización son los 15 años y en Barcelona los 16 años, con sanciones por su incumplimiento que oscilan entre 0 y 3000 euros, y 100 y 500 euros respectivamente.

¿No es necesario un carné si se va a circular por la calzada? ¿Y un sistema de puntos?

Por una parte, actualmente la nueva ordenanza municipal de Madrid que consideramos de las más trabajadas, obliga a los patinetes eléctricos a circular por ciclocalles, calles residenciales con un límite de 20 km/h, carriles bici protegidos y pistas bici, aceras bici, y sendas bici y especifica que no podrán circular de forma ordinaria por calzadas ni por aceras.

Por otra parte, igualmente el Ayuntamiento de Barcelona obliga a circular a un máximo de 10 km/h por calles con plataforma única (sin aceras levantadas), parques y carriles bici situados en la acera y tampoco podrán circular por la calzada ni la acera de forma ordinaria.

¿Debería ser obligatorio el casco?

El uso del casco debería ser obligatorio principalmente por la vulnerabilidad a la que se expone quien lo usa, especialmente cuando se comparte la vía de circulación con el resto de medios de transporte.

Tal es así, que los ayuntamientos de Madrid y Barcelona declaran obligatorio el uso del casco en sus términos municipales.

Queda por tanto claro, que lo primero como ante todo es la seguridad del propio usuario, así como la del resto de usuarios. Hay que tener en cuenta que es un vehículo que puede ir a gran velocidad y no tiene protección, es muy sensible a baches, golpes, frenazos, etc.

¿Cuáles son los límites de velocidad de los patinetes eléctricos?

La DGT según la categoría en la que cataloga a los patinetes eléctricos como VMP, declara que la velocidad máxima sea de 20 km/h. Madrid establece el límite en 20 km/h, mientras que Barcelona lo rebaja a los 10 km/h.

¿Comparte que desde algunos ámbitos se pongan trabas a su circulación?

Compartimos que debe regularse adecuadamente. No es lo mismo que poner trabas.

¿Cuáles son los pros y los contras de los patinetes eléctricos?

Entre los pros de este nuevo medio de transporte destacaríamos que es un vehículo de pequeñas dimensiones que puede llevarse cómodamente consigo o guardarse en cualquier sitio, es silencioso, económico, no contamina… y lo más importante para la mayoría de las personas, se gana tiempo y cierta sensación de libertad.

En comparación con el coche, se evitan atascos y tener que buscar aparcamiento. Otro punto a favor, que lo hacen atractivo para aquellos que no usan la bicicleta, es el menor esfuerzo físico requerido.

Con respecto a los contras, o aspectos discutibles son la menor estabilidad y mayor vulnerabilidad física (frente a la bicicleta), la falta de seguridad percibida al ir entre el tráfico, que hace que a la gente “le de más miedo”.

Y como no, una cuestión relacionada con la sobreocupación del limitado espacio público, como ocurrió con las bicicletas asiáticas sin candado de alquiler en Madrid y las motocicletas. Las calles, las aceras, no pueden convertirse en cementerios de patinetes que impidan la circulación del resto de personas.

El precio: ¿de qué depende, tanto en la compra como la opción de alquiler? ¿Es demasiado caro?

Desde el punto de vista del propietario, el precio oscila Entre 90 y 1000 euros. Las principales características serían que en este caso se guarda y recarga en su domicilio, estaría siempre disponible y no se depende de ninguna empresa externa para su utilización.

Por otra parte, desde el punto de vista del arrendatario el precio, oscilaría alrededor de los 0,15 euros/minuto, se estacionan y recargan en la calle, estarían sometidos a disponibilidad y sí dependerían de una empresa externa.

Finalmente, por tanto, estaría ya en manos del usuario elegir en qué opción situarse dependiendo del uso que le vaya a dar y que le saldría más rentable.

Numerosas empresas se han lanzado a por el negocio de los patinetes eléctricos. ¿Hay tarta para todos?

La primera empresa en hacerse un hueco en este sector fue Bird Rides, cuyo servicio de scooter sharing se encuentra activo en California.

La compañía californiana cuenta con una flota de 1.000 patinetes eléctricos y nada menos que 50.000 usuarios que han logrado acumular 250.000 alquileres con fecha 2017.

Le siguen compañías como Lime-S sin estación fija, con recogida y entrega a elección del propio usuario mediante APP móvil. La compañía Bbuho tiene previsto ofrecer una flota de 1.000 vehículos en las áreas metropolitanas de Madrid, Barcelona y Valencia, además de 80 estaciones de recogida y estacionamiento.

Finalmente, se suman a las empresas anteriormente citadas, un número considerable de start-ups que también se quieren hacer un hueco en este sector como son:  UFO, Flii, Eskay, Wind, Voi, Koko.

¿Cuál es la situación del patinete électrico en el resto de la UE? ¿También se vive este auge?

Sí, realmente a nivel europeo en ciudades como Londres, París o Berlín el crecimiento está siendo espectacular, y ya hay ciudades como París que ha regulado su utilización en la ciudad mediante una ordenanza municipal que se asemeja en muchos aspectos a las anteriormente citadas de Madrid y Barcelona.

En Suiza, podemos encontrar una Ley estatal que regula los vehículos de movilidad personal e incluso pide carnet de conducir en algunos casos.

¿Todo es tan bonito como parece o, por el contrario, también generan problemas? ¿Cuáles son?

Principalmente los problemas que pueden generar son debido a la no correcta utilización de los mismos, que provoque un caos en la circulación, en el aparcamiento o incluso un accidente más grave.

Por tanto, es primordial que todos los usuarios del medio de transporte que sea sigamos correctamente las normas de seguridad vial establecidas para convivir de forma efectiva y saludable entre todos haciendo las ciudades lugares más sostenibles.

¿Por dónde pasa la solución para la movilidad en las grandes ciudades?

Sin duda por una actuación integral (fundamentada en Planes de Movilidad Urbanos Sostenibles, conocidos como PMUS)  basada en los siguientes pilares:

  •    Invertir la pirámide de diseño, antes se pensaba primero en donde poner los coches, ahora pensemos en crear ciudad y en la movilidad no motorizada. Y después en los vehículos. El binomio urbanismo-territorio y movilidad-transporte se consideran inseparables, hay que diseñar la política de movilidad de acuerdo al modelo de ciudad y territorio. Hay que desarrollar la ciudad, teniendo en cuenta las necesidades y efectos en la movilidad.
  • Las propuestas que se incluyan serán a Corto y Largo plazo. Las de corto plazo deben desarrollarse siempre con la visión de futuro. La experiencia nos dice que si no hay acciones “que se puedan ver desde ya”, los PMUS “se quedan en un cajón”, hay que incluir acciones tempranas.
  • La visión multimodal. A esa visión integral de territorio y transporte se une la visión integral modal, todos los modos o medios de transporte tienen su lugar y hay que contemplarlos en el estudio, aunque siempre bajo la visión de sostenibilidad.
  •   La importancia de los datos de partida y que se recopilen con calidad, es clave para una correcta toma de decisiones, a ello se deben dedicar importantes recursos. Debemos huir del “yo pienso” y pasar al “yo demuestro”.
  •   Las cuentas deben estar bien hechas. Los enfoques tradicionales de hacer solo las cuentas de inversión han generado muchos problemas. Aparte de evitar infravaloraciones de costes de construcción, es necesario estimar correctamente las cuentas de operación y mantenimiento (O&M), ya que éstas, son “para siempre”. Hay que evaluarlas y contrastarlas con las capacidades presupuestarias de los organismos que se asigne su financiación o pago.
Esperamos tus comentarios, seguro que debes tener una opinión. Y a todos los usuarios que nos leen les pedimos que también den su visión.
Opt In Image
¿Quieres saber más sobre Movilidad?
¡Estás en el lugar indicado!

Únete al grupo de Movilidad y Transporte y forma parte de la red que sigue creciendo en España y Latinoamérica.  Sólo por suscribirte recibirás contenidos GRATUITOS sobre Movilidad Sostenible y Sistemas de Transporte.