NUEVOS DESARROLLOS URBANÍSTICOS EN EL ÁREA METROPOLITANA DE MADRID ¿MEJOR CON FERROCARRIL DE CERCANÍAS?

Ya hemos hablado mucho en este blog del Urbanismo y Movilidad como binomio inseparable y de los Desarrollos Orientados al Transporte (DOT).

Hoy volvemos con este tema y contamos para ello con Francisco Javier Calvo Dr. Ingeniero Civil, profesor titular de la Universidad de Granada en del Departamento de Transportes.

En muchas ocasiones, la oferta de transporte público en las ciudades llega con retraso, es decir, después de unos años de opciones de movilidad mermadas y congestión en modos existentes previamente (autobús y vehículo privado). En este artículo nos cuenta cómo pueden coordinarse transporte y usos del suelo, para que el sistema de transporte masivo se implante poco antes del desarrollo urbanístico, evitando de esta forma los efectos negativos mencionados anteriormente y, a su vez, potenciando el desarrollo urbanístico.

Madrid y la extensión de su Red de Cercanías

La Red de Cercanías de Madrid aumentó en 45,4 nuevos km entre 2000 y 2010, construyéndose 13 nuevas estaciones. Además, se realizaron importantes mejoras para aumentar la capacidad de las líneas (duplicación de vías y ampliación de andenes) y la accesibilidad a las estaciones (instalación de ascensores). Simultáneamente, algunas de estas extensiones de líneas y construcción de nuevas estaciones, se llevaron a cabo en zonas donde se iban a producir importantes desarrollos urbanísticos.

De cara a evaluar los efectos que la llegada del tren de Cercanías puede tener sobre los nuevos desarrollos urbanísticos, se eligieron dos líneas que atravesaran zonas con posibilidades de desarrollo urbanístico (Figura 1): la Línea C-4, de 62,2 km de longitud, que discurre de sur a norte del área metropolitana de Madrid, y la Línea C-5, de 45,1 km de longitud, situada en la zona sur.

Efectos sobre la población y usos del suelo

Para evaluar los efectos de las nuevas estaciones, se identificaron “zonas de contraste” en el ámbito de estudio. Estas zonas de contraste debían tener usos del suelo, grado de desarrollo urbanístico y población similares al entorno de las nuevas estaciones, pero sin servicio ferroviario. Estas zonas de contraste sirven para compararlas con el ámbito de influencia de las nuevas estaciones.

Línea C-4

En esta línea se localizó una estación en torno a la cual se produjeron desarrollos urbanísticos durante el periodo de estudio: Valdelasfuentes (Figura 2). Para esta línea, la zona de contraste sin ferrocarril urbano se localizó en el nuevo desarrollo urbanístico de Montecarmelo, situado en el norte del área de estudio (Figura 2).

Línea C-5

En esta línea, se localizaron tres nuevas estaciones con desarrollos urbanísticos asociados: Humanes, Las Retamas, y Parque Polvoranca. Respecto a la zona de contraste sin ferrocarril urbano, la zona seleccionada para esta línea se situaba en el sur de Madrid (Figura 3).

Resultados

El crecimiento de población durante el periodo de estudio en torno a las nuevas estaciones ligadas a nuevos desarrollos urbanísticos resultó ser mucho mayor que el mismo dato en la zona del ámbito de estudio (corona metropolitana) donde estas estaciones se encontraban ubicadas.

El crecimiento de población en torno a las nuevas estaciones fue muy superior que en zonas similares que no contaban con ferrocarril urbano (las llamadas “zonas de contraste”). Esto quiere decir que los desarrollos urbanísticos situados en el área de influencia de las nuevas estaciones de cercanías atrajeron a mucha más población que desarrollos urbanísticos similares no dotados de ferrocarril urbano.

Por último, también se obtuvo que el crecimiento de la población se disparaba tras la inauguración de las nuevas estaciones de cercanías, y que este aumento era mucho mayor en la zona más cercana que en la más alejada de la estación. Por lo tanto, la población tendió a concentrarse primero, lo más cerca posible de las estaciones.

Para ilustrar sobre los resultados obtenidos, en la Figura 4 se muestra el área de influencia de la estación de Valdelasfuentes tres años antes y tres años después de la inauguración de la estación (2001), donde se puede observar la nueva urbanización surgida al norte de la nueva estación.

Este efecto puede verse también en el área de influencia de la estación de Parque Polvoranca tres años antes y tres años después de su inauguración (2003), donde se puede observar la nueva urbanización surgida principalmente en el cuadrante noroeste de la nueva estación (Figura 5).

Si quieres el estudio completo, puedes pedírselo al autor, Francisco Calvo a través de: fjcalvo@ugr.es

¿Tienes casos interesantes que compartir?


Otros posts de interés

ESPACIO URBANO Y ACCESIBILIDAD: Cómo salvar desniveles en las ciudades (II) Los transportes en las artes: cómo el ferrocarril ha intervenido como símbolo en la historia del cine ¿Es el transporte público apreciado como cerdo blanco y el coche como el ibérico? ¿Son las bajas temerarias aceptables en consultoría? Compras anormales Cambios en las pautas de movilidad como consecuencia del COVID19. ¿Estamos dispuestos a pagarlos? Savia Nueva: Renovarte o morir Coche Malo La formación continua, la historia demuestra su importancia ¡Qué cara es una bicicleta eléctrica! La España despoblada y el efecto sombra de la Alta Velocidad Ferroviaria: ¿es bueno gastar tanto en una sola infraestructura? Bajas temerarias en las licitaciones de transporte y movilidad: ¿la muerte del sector? Maestros del transporte. Debate sobre el área metropolitana de Sevilla. María Cuello y Manuel Calvo ¿Es la movilidad eléctrica la solución?

Opt In Image
¿Quieres saber más sobre Movilidad?
¡Estás en el lugar indicado!

Únete al grupo de Movilidad y Transporte y forma parte de la red que sigue creciendo en España y Latinoamérica.  Sólo por suscribirte recibirás contenidos GRATUITOS sobre Movilidad Sostenible y Sistemas de Transporte.