El High Line, NYC – Buenas prácticas en desarrollos urbanos

La Paz, Bolivia

Hoy iniciamos una serie que denominaremos Buenas Practicas en desarrollos urbanos. Ya sabeis la importancia que le damos al urbanismo y la movilidad como binomio inseparable. Hemos hablado ya en otros post de la reforma urbana como en el artículo ¿Cómo crear una ciudad? Desde la reforma a la extensión de las urbes

Esta serie la escribo con Maria Cuello  , conocida arquitecta y master en Transportes especialista en diseño urbano y movilidad sostenible.

High Line, Nueva York

Empezamos con el parque urbano elevado High Line en Nueva York construido sobre una antigua línea de ferrocarril de Nueva York. La plataforma elevada dejó de utilizarse en 1980 y en 2003, 23 años más tarde, se comenzó a pensar en diversos usos de ésta. El proyecto fue terminado en 2014.

foto-1-high-line

¿Dónde podemos encontrarla?

La High Line atraviesa los barrios de Meatpacking District y Chelsea, en el oeste de Manhattan, siguiendo el río Hudson.

  • Mide 2,3 km de largo.
  • Va desde Gansevoort Street (tres calles por debajo de la calle 14) hasta la calle 34, entre las avenidas 9 y 12.

El parque está dividido en tres secciones y se puede acceder a él por diversos puntos de acceso a lo largo de su recorrido sobre la ciudad, como se puede ver en el plano de situación adjunto:

foto-2-high-line

Un poco de historia

La High Line fue construida en 1930 para eliminar la peligrosidad que representaba el transporte de mercancías en las calles de Manhattan. Esta línea de ferrocarril repartía leche, carne, materias primas y productos manufacturados en los muelles de carga que poseían los almacenes y fábricas en sus niveles superiores.

El último tren que circuló en High Line lo hizo en 1980 y llevaba un cargamento de pavos congelados.

foto-3-high-line

La rápida cotización del oeste de Manhattan en la década de los noventa hizo que las autoridades plantearan derrumbar una de las mayores cicatrices de la zona: el High Line, un pesado puente de hierro por el que transitó (hasta 1980) el antiguo ferrocarril de Manhattan.

Sin embargo, los nuevos inquilinos (la mayoría de ellos artistas) no estaban de acuerdo con la idea de borrar esta huella del pasado, aunque fuera considerada como una herida urbana que obstaculizaba el tránsito de los peatones.

En cambio propusieron abrir un concurso arquitectónico para aprovechar esta emblemática estructura en bien de la comunidad. El resultado es el High Line Park, el proyecto de espacio público más importante construido en New York en las últimas décadas.

El proyecto está inspirado por la belleza melancólica y rebelde de la High Line, donde la naturaleza ha recuperado una pieza vital de la infraestructura urbana, el equipo reconvierte este vehículo industrial en un instrumento post-industrial del ocio, la vida y el crecimiento.

Al cambiar las reglas de enfrentamiento entre la vida vegetal y peatones, la estrategia de “agro-tectura” combina orgánicos y materiales de construcción en una mezcla que modifica las proporciones y se adapta a la naturaleza.

foto-4-high-line

La recuperación de la High Line de New York en diferentes fases.

La primera fase consistió en limpiar y retirar algunos de los elementos de las antiguas estructuras para poder sanear, reforzar y modernizar la parte que iba a ser reutilizada.

En muchos lugares las piezas retiradas fueron restauradas y devueltas a sus lugares de origen, por ejemplo las antiguas vías de ferrocarril, que se integraron en la formación de parterres para la siembra.

La fase final en la transición de la High Line a un parque público es la construcción del paisaje de dicho parque.

foto-5-high-line

Los paseos del parque creados a partir de unas planchas lisas y cónicas de cemento se colocaron encima de la capa de hormigón impermeabilizado, dejando entre ellos espacios para los conductos eléctricos y el drenaje.

Construcciones de escaleras y ascensores permiten a los visitantes acceder desde el nivel de la calle. También cuenta con accesos para sillas de ruedas en los puntos de acceso donde no hay ascensor.

Conservando la estructura metálica del soporte y los raíles, se diseña una plataforma verde donde se abren caminos entablados, zonas de descanso, restauración, exposición y pequeños comercios. La obra se basa en recrear los antiguos enlaces y líneas férreas, con grandes jardines florales y pequeñas pausas más acotadas.

¿Quién realizó el proyecto?

El equipo de diseño al frente del proyecto es James Corner Field Operations y su primera fase se inauguró el 9 de junio de 2009.

¿Por qué nos gusta?

high-lines-6

Seguro que muchos de nuestros lectores han paseado por este parque, ¿qué opinión les merece? ¿Creen que el diseño es adecuado? Nos encantaría recibir vuestros comentarios.

Opt In Image
¿Quieres saber más sobre Movilidad?
¡Estás en el lugar indicado!

Únete al grupo de Movilidad y Transporte y forma parte de la red que sigue creciendo en España y Latinoamérica.  Sólo por suscribirte recibirás contenidos GRATUITOS sobre Movilidad Sostenible y Sistemas de Transporte.